2 oct. 2011

Meu trabalho

Sesión de emprendimiento.

Es raro dar clases de algo que no es lo tuyo. ¿Emprendimiento? ¡Mai gad! En AIESEC se repite tanto eso, pero nunca me había interesado mucho. Es que yo y los negocios no somos buenos amigos. Como que implica números, jaja.
Pero me tocó enseñarlo, já. Así que a estudiar.

La idea de Waking Life (el proyecto educacional curitibano) es abrir las mentes de los niños, prepararlos para la vida en sociedad, romper un poco los esquemas, sacarlos de la burbuja.. y que sean buenos cabros. Lo que debían aprender de emprendimiento no tenía que ver con que “cuando sean grandes deben ser empresarios exitosos” (que fue una de las primeras ideas que ellos lanzaron al momento de sugerirles el tema) sino que comprendan que hay que buscar soluciones a los problemas, y ya.


Las clases no las preparo yo; el esquema viene armado. Entonces había que darles un problema y ellos buscaban la solución trabajando en equipo. ¿El problema? Hacer que una bolita viajara sin tocar el suelo desde un punto en la pared hasta un punto en el suelo, con ayuda de unos cuantos materiales. ¿La dificultad? No podían salir de un espacio determinado. ¿Se entiende?



Bueh. Les costó.. jaja.. pero lo lograron. Al comienzo no rompieron los esquemas. Los materiales eran insuficientes y el método que usaron implicaba detener la bolita, y eso era trampa. Al rato descubrieron que podían cortar las cartulinas que tenían y así “duplicar”los materiales. ¿Si?. ¿Resultado? al quinto intento lo lograron (y después de cómo 10 minutos, jaja, sí, les costó harto..).

Luego viene una reflexión: ¿qué aprendieron? –pregunté– ¿qué es ser emprendedor?.
Lo bonito de todo esto está en lo que logran descubrir, hablan un rato y llegan a la conclusión: “la clave está en el trabajo en equipo, la constancia, escuchar todas las ideas, y romper los esquemas”

Yo quedo más que satisfecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario